El proyecto de La Raspadura nace en septiembre de 2014, con la intención de llevar conmigo una tradición artesanal de mi pueblo italiano.

Tenía 6 años cuando fuy por primera vez a una pequeña granja cerca de casa, donde descubrí un queso gigante guardado junto a otros cien, en un lugar oscuro y a mis ojos, misterioso… No he podido olvidar el respeto del quesero hacia su creación y cómo la degustación fue para mi una experiencia inexplicable en el paladar.

Hoy ese queso, es la materia prima de mi trabajo profesional: ofrecer experiencias de degustación donde se mezclan los 3 elementos claves

 

"Sabor, Historia y Arte"

raspadura